Diagnóstico para el Cáncer de mama

 

Mujer-preocupada-Deja-el-miedo-y-pasa-a-la-acciónEl cáncer de mama responde mejor al tratamiento cuando es detectado de manera temprana y la manera más efectiva de detectarla es a partir de una mamografía. Un examen físico y evaluación del seno, complementarán su perfil. La autoevaluación es útil, y siempre debe realizarse, pero no sustituye un diagnóstico clínico preciso, por lo que es importante hacer visitas a la clínica de forma periódica.

Autoexaminación

Es importante realizar la autoexaminación, y realizarla de la forma adecuada. Asegúrese de cómo practicarla con nuestro personal calificado. Los cambios premenstruales pueden causar un engrosamiento que puede desaparecer después del periodo, así que será más conveniente examinarlos de tres a cinco días después de haber concluido el período. Si el autoexamen le produce ansiedad o genera preguntas e inquietudes de cómo realizarlo, consúltenos.

Busque huecos, abultamientos o cambios de forma o simetría; esto se realiza más fácilmente frente al espejo. Aunque el resto del autoexamen se realiza más fácilmente en la regadera o ducha, usando jabón para suavizar la piel.

Usando una ligera presión debe revisar y ubicar abultamientos cerca de la superficie; use una presión más firme para explorar el tejido a mayor profundidad. Pellizque suavemente todas las partes del pezón y la aureola, si hay una descarga o fluido que escurre del pezón (sobre todo si es sanguinolenta) consulte a su médico.

Cada vez que encuentre un abultamiento nuevo o inusual, consúltelo con su médico para asegurarse que no sea canceroso. La mayoría de los abultamientos son benignos y no generarán cáncer. La mejor manera de  distinguir entre un quiste y un tumor sólido es un ultrasonido.

Cuando requiera una mamografía, será una decisión consensuada entre usted y su doctor. Si cuenta con menos de 40 años de edad, hable con su médico para convenir cuando empezar con las mamografías de rutina. Los abultamientos y tumores pueden ser detectados hasta dos años antes de que comiencen a presentar problemas o ser visibles. por lo anterior, recomendamos iniciar la vigilancia conjunta de mamografía y ultrasonido de mama después de los 40 años una vez al año.

Existen también múltiples pruebas que pueden ayudar a distinguir entre un tumor benigno de uno canceroso, dado a que tienen comportamientos físicos particulares y que pueden ser discernidos de manera clara en una mamografía o ultrasonografía para determinar claramente el cáncer está presente. Sin

PECHO_BONITO

embargo, la única manera de confirmarlo de manera puntual, es tomando una biopsia y probar el tejido aspirado para la presencia de células cancerosas.

Un Estudio de Resonancia Magnética del seno puede ser solicitado por su médico si él lo considera necesario, para observar y buscar la presencia de tumores o circunstancias específicas que pudieron no ser vistas desde el principio y que ayudarán a determinar la manera de realizar la intervención y además es el estudio de elección en pacientes portadoras de prótesis de mama.

Revise sus senos una vez al mes, de tres a cinco días después de haber terminado su período menstrual. Es recomendado realizarse un examen médico dos veces por año y una mamografía anual a partir de los 40 años de edad. Recuerde el comenzar con las mamografías de manera temprana si cuenta con antecedentes familiares. Hable con su doctor para determinar cuándo debe realizarse su primera mamografía. Si usted ya cuenta con la atención de un médico del Hospital San Javier, él le indicará el mejor momento para iniciar con éste procedimiento de rutina.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *