La maleta para el hospital

Piensa en todo lo que podrás necesitar durante tu estancia en la sala de maternidad y mételo a una maleta. Prepárala con un mes de anticipación para que, cuando sea el momento, sólo te preocupes por llegar al hospital. Recuerda que no sólo tú te vas a quedar a empaque para él y el bebé. Si quieres utilizar un tipo especifico de pañal, no olvides llevarlos y entregárselos con anticipación a las enfermedades.

MAMÁ

  • Ligas y diadema para detener el pelo.
  • Abanico de mano.
  • Música para relajarte.
  • Calcetines gruesos.
  • Pelotas de hule para liberar la ansiedad.
  • Pantuflas.
  • Guarda dental para no despostillarse los dientes al pujar.
  • Maquillaje para arreglarte si lo deseas.
  • Vaselina para los labios partidos.
  • Dos sostenes para amamantar.
  • Una o dos pijamas con pantalón y camisa de botones para que sea sencillo darle de comer a tu bebé.
  • Artículos de baño (cepillo de dientes, crema, shampoo, entre otros).
  • Ropa que te quede holgada para salir del hospital.
  • Bata para salir a caminar al pasillo.
  • Toallas femeninas para detener los loquios (la secreción será abundante así que lleva unas extra absorbentes). Si tuviste parto natural, ve que contengan xylocaína para calmar el dolor de la episiotomía.

PAREJA

  • Pantuflas.
  • Gel antibacterial para ustedes y para las visitas.
  • Cambio de ropa.
  • Artículos de aseo personal.
  • Pijama.
  • Recuerditos de agradecimiento.
  • Cámara.

BEBÉ

  • Dos pañales para el regreso a casa.
  • Body.
  • Juego de ropa.
  • Cobija o mameluco.
  • Gorrito.
  • Zapatos.
  • Bambineto.
  • Asiento para el coche.

ESPECIALISTA

Para que la mujer pueda relajarse, se recomienda que lleve consigo una pelota grande; en ella podrá sentarse, recargarse y acomodarse a gusto. También servirá que empaque cojines terapéuticos de frío y calor. Lo más importante será que esté acompañada de su pareja o de quien le inspire confianza durante la labor de parto.