Relaciones Sexuales

A menos de que tengas historial de pérdidas, te hayas sometido a un proceso de fertilización o presenten algún padecimiento por el cual el médico recomiende la abstención, no hay impedimento alguno para que tengas relaciones con tu pareja.

POR ETAPAS

Tu apetito sexual cambiará según la evolución de tu embarazo, así como las posiciones que utilizarás. A continuación lo que debes esperar en cada momento.

PRIMER TRIMESTRE

Si existía ansiedad por no poder concebir, puede ser que disfrutes más el sexo que antes. Aunque existen mujeres a quienes los malestares típicos de los primeros tres meses como náuseas, vómito y fatiga, las afectan gravemente e impiden que se sientan cómodas en la intimidad.

Toma en cuenta que durante estos meses tus senos estarán mas adoloridos, así que háblalo con tu pareja.

SEGUNDO TRIMESTRE

La irrigación de sangre hacia los órganos de la pelvis aumenta, por lo que tendrás más sensibilidad y llegarás rápidamente al orgasmo. Además estarás más relajada y disfrutarás más el momento.

No te preocupes por el bebé, pues se encuentra completamente aislado por un tapón mucoso que cierra la entrada al útero. No te asustes si sientes una leve contracción durante el climax, es normal y no le hará daño a tu pequeño.

TERCER TRIMESTRE

Tu panza ya tiene un tamaño considerable, estás hinchada y los movimientos del bebé se sienten con más fuerza. También es buen momento para encontrar nuevas posiciones; busca aquellas en las que tu vientre no roce con tu pareja, como tú arriba, ambos de lado o desde atrás. Para que estés aún más cómoda, puedes controlar el ritmo y la profundidad.

CUARENTENA

Durante los 40 días posteriores al alumbramiento no podrás tener intimidad, pues las heridas de parto estarán en proceso  de sanación. Después de dar a luz, tus niveles de estrógeno disminuirán y causarán sequedad vaginal, por lo que será necesario utilizar lubricante las primeras veces.

Recuerda que durante el embarazo tendrás muchos altibajos emocionales que quizá afecten tu vida sexual, así que mantén un canal de comunicación abierto entre tu pareja y tú.

ESPECIALISTA

Si la sequedad vaginal se presenta por algún proceso infeccioso (hongos), lo cual es muy común por los cambios anatómicos, la disminución de inmunidad o la ingesta de antibióticos, hay que administrar antimicóticos locales. También puede ser una respuesta al jugueteo sexual con geles, en dicha situación se deben aplicar lubricantes inertes y estériles.