Sentimientos de la Mujer Embarazada

Portrait of unhappy pregnant woman crying on couch

El Momento del Parto:

La mayoría de las mujeres pasan mucho tiempo pensando y hablando acerca del momento del parto: si podrán sobrellevar el dolor, si gritarán, defecarán o perderán el control, o si necesitarán una episiotomía o una cesárea de emergencia. Es común que te preocupen estas cosas. El parto generalmente es sencillo, y el cómo te comportes suele tener poca o ninguna importancia. Puedes llegar a sorprenderte de tu propia tranquilidad Durante el Parto. También puede suceder que no estés tranquila en absoluto. De todas maneras estará bien. Sólo recuerda que los profesionales que te atienden ya han visto estas cosas muchas veces antes, de modo que no debes sentirte incómoda.

Para con El Bebé:

Puede que te preocupes que tu bebé se vea afectado por una enfermedad o tener un hijo con problemas. Es posible que te preocupe ser una buena madre, ser capaz de cuidar a tu hijo día tras día y si tu pareja realmente te ayudará. Puede pasar por tu mente que tal vez no seas capaz de cuidarlo adecuadamente. Esta clase de sentimientos son muy frecuentes y representan temores normales. Probablemente si eres primeriza, sabes poco acerca de cuidados infantiles y estarás preocupada por hacer un buen trabajo. Una solución puede ser lograr un poco de experiencia con bebés, si es posible. Tal vez puedas ayudar a cuidar al bebé de una amiga y pasar algún tiempo con este. Si lo vistes y lo alimentas, probablemente se sentirás más confiada. Educar y cuidar a tu hijo a tu manera es un reto, un reto que dura largos años. Veras que cuando tengas tu bebe, poco a poco crecerás junto con el y te sentirás más segura de tu papel como mamá.

Temores y Sueños:

Los sueños pueden tornarse más frecuentes y pueden hasta llegar a ser atemorizantes especialmente durante el último trimestre del embarazo, todos ellos expresan sentimientos y preocupaciones totalmente normales: todos los futuros padres y madres se preocupan en algún momento, pensando que algo puede salir mal. Puede que pienses que tus cambios emocionales quizá afecten de algún modo al bebé. Aunque el bebé reacciona frente a tus estados de ánimo, por ejemplo, pateando cuando estás enojada o molesta, los cambios emocionales tan comunes del embarazo, no le harán daño. Los sueños y las pesadillas pueden ser muy vívidos, y es posible que te despiertes abruptamente Ten la tranquilidad de que esto no va a afectar al bebé. En cambio, tu bebé realmente disfruta cuando estás de buen humor. Tu entusiasmo, alegría y su júbilo lo benefician. Cuando te sientes bien, el bebé se siente bien. Cuando estás relajada, el bebé también se siente tranquilo.

Finanzas:

Algunas mujeres tienen sentimientos muy variados por el hecho de dejar de trabajar; unas cuentan los días que faltan, mientras otras temen la pérdida de los ingresos Siendo de por sí una de las mayores causas de conflictos matrimoniales, los problemas financieros pueden tornarse especialmente difíciles durante el embarazo. Puede resultarles muy arduo sobrellevar la inevitable reducción en los ingresos, aun cuando tengas en mente retomar tu trabajo. Recuerden que están juntos en esto. Planeen antes del nacimiento cómo van a afrontar la cuestión de los ingresos después del parto

Vivienda:

Es posible que se vean obligados a considerar la posibilidad de mudarse o remodelar la vivienda, ya sea por falta de espacio o por falta de comodidades donde viven. Esto puede resultar estresante, y suele ser peor cuando estás embarazada. Es mejor planificar todos estos detalles antes del embarazo.